Pasar al contenido principal

Los mototaxis podrían formar parte de la principal solución de transporte urbano de África

01 Jun 2022

Bodaboda

 

Hoy en día, los ciudadanos de todo el continente africano se enfrentan a múltiples pero similares retos y oportunidades que se relacionan directamente con su forma de moverse. A medida que la población urbana crece, también lo hacen sus necesidades de movilidad. Además, la demanda de oportunidades de empleo decente para millones de personas que carecen de la educación y las habilidades para encontrar fácilmente un trabajo en la economía formal es tan alta como lo ha sido nunca en este momento.   

¿Qué tiene que ver el desempleo con las necesidades de movilidad de los ciudadanos en las ciudades africanas? La respuesta corta: los mototaxis.    

En respuesta a las crecientes demandas de transporte, accesibilidad y empleo, los ciudadanos de muchas ciudades africanas han acogido con entusiasmo la disponibilidad de motocicletas importadas, de las que dependen tanto como fuente esencial de empleo, como del principal modo de transporte disponible al público.

Sin embargo, los mototaxis se han caracterizado por una relación de amor-odio con las autoridades públicas, y los problemas de seguridad y vialidad han provocado la prohibición de estos servicios en varias ciudades africanas. Dado que las motocicletas pueden sortear con mayor facilidad las deficientes redes de carreteras habituales en África y prestar servicios esenciales a la población que, de otro modo, quedaría insatisfecha, las prohibiciones se enfrentan a menudo a la resistencia de los operadores y usuarios de los mototaxis, y con razón. Por ello, es imperativo que los gobiernos se replanteen la forma de actuar.   

La situación de Uganda  

En Uganda, por ejemplo, los mototaxis, conocidos localmente como bodaboda, han sido prohibidos en varias ocasiones en el distrito comercial central de la capital, Kampala. Sin embargo, la industria de los bodaboda sigue prosperando. La razón principal de esta resistencia es que todas las actividades económicas de Uganda se ven directa o indirectamente afectadas cada vez que las autoridades intensifican las restricciones a los bodabodas. No suele haber medios de transporte alternativos fiables para los usuarios, ni para los conductores, cuya única habilidad es, en gran medida, la de conducir motocicletas.  

En Uganda existe un fuerte mercado de motocicletas suministrado por empresas que se dedican a la importación y distribución de vehículos de dos ruedas, piezas de recambio y accesorios. Dichas empresas introdujeron planes de préstamos que facilitaron la adquisición de motocicletas y la hicieron accesible a muchos ciudadanos. A pesar de los elevados tipos de interés, muchos mototaxistas se convierten en propietarios de motocicletas cada día y quien adquiere una seguro que encuentra pasajeros que le permiten pagar los préstamos.  

El fácil acceso a las motocicletas y a las piezas de recambio, el continuo aumento del número de negocios que dependen de los bodaboda para el transporte de personas y mercancías, y la existencia de una gran mano de obra dispuesta, u obligada (por falta de otras oportunidades), a emplearse en la industria de los bodaboda; todas estas características hacen de este último un sector económico fuerte y esencial en Uganda. Si se regula y apoya adecuadamente, el gobierno puede garantizar que las bodabodas contribuyan al desarrollo sostenible proporcionando servicios de transporte seguros, accesibles, limpios, atractivos y rentables, tanto para los usuarios como para los operadores.  

Prohibir los bodabodas no es la solución  

Muchas ciudades de África han prohibido los mototaxis. Aunque las prohibiciones pueden ayudar a las autoridades de las ciudades a controlar estrechamente la seguridad y la protección vial, la mayoría de los ciudadanos, que son los pobres urbanos, se ven afectados negativamente.  

Cuando se tiene una herida en el pie, no se corta la pierna. Encuentras el remedio para curar la herida y sigues caminando mientras la herida se cura. Las ciudades en las que se prohibieron los mototaxis, hicieron algo parecido a cortarse la pierna para librarse de la herida del pie. La pérdida de puestos de trabajo resultante, la accesibilidad limitada, la devastación a la que se enfrentan las pequeñas empresas y la falta de alternativas de transporte fiables suponen un alto coste para los ciudadanos y la economía.   

Mientras que la prohibición de los mototaxis parece deseable para algunas ciudades, hay otras que quieren apoyar a los mototaxis para que ayuden a resolver los problemas de desempleo y accesibilidad.  

¿Qué pueden hacer los gobiernos?  

La prohibición es una coacción extrema. Resta importancia a los esfuerzos de inclusión y desarrollo sostenible de las Naciones Unidas. La siguiente medida debería ser permitir el uso de los mototaxis y sensibilizar a las masas sobre el uso adecuado de las motocicletas. Debería ser imperativo aprovechar los esfuerzos ya existentes para la mejora de los mototaxis. Hay programas que ofrecen formación sobre seguridad vial y primeros auxilios a los operadores. Estos programas pueden ayudar a reducir los accidentes de tráfico y mitigar la carga de nuestros sistemas sanitarios.  

Los operadores de mototaxis se organizan con entusiasmo en asociaciones. Éstas pueden contribuir a una movilización eficaz y a su inclusión en los programas e iniciativas gubernamentales. Los retos climáticos y de calidad del aire pueden mitigarse promoviendo las motocicletas eléctricas mediante la inversión en infraestructuras de apoyo, como estaciones de recarga, y la regulación de las operaciones de los nuevos modelos de negocio, fomentando así la transformación de toda la industria, desde la tema más prominente, la electrificación de las flotas, hasta la adaptación de los servicios y los puestos de trabajo a la nueva tecnología, como los mecánicos y las empresas de recambios.   

Ya existen planes de préstamos privados para la compra de motocicletas. Éstos exigen a sus clientes el pago de una cantidad de dinero por adelantado, y luego el pago de cuotas semanales durante el tiempo acordado. Para facilitar, y sobre todo acelerar, la transición a la movilidad eléctrica, los gobiernos podrían apoyar a los operadores cubriendo las inversiones iniciales y dejando que los compradores asuman las cuotas posteriores. Este apoyo, por ejemplo, podría condicionarse al desguace de las motos viejas de los operadores existentes.   

Los sistemas de intercambio de baterías están demostrando ser un modelo de negocio muy fiable para los mototaxis eléctricos. Pero su éxito depende del rápido crecimiento de las estaciones de intercambio. Contar con asociaciones que inviertan y exploten conjuntamente la infraestructura y los servicios de recarga sería útil, pero requiere la formación de mucha gente y la prestación de un apoyo técnico inicial, ya que se trata de una tecnología todavía nueva.  

El uso del casco sigue siendo un gran reto. Las normativas que hacen hincapié en el uso del casco son bienvenidas, pero hay que entender las normas sobre el casco y hacerlas cumplir de forma coherente.  

El potencial de los mototaxis  

El número de mototaxis sigue aumentando a pesar de los problemas de seguridad y protección vial. La razón del continuo aumento es la eficacia y la comodidad que proporcionan las motocicletas en zonas que carecen de una infraestructura vial adecuada, y la interdependencia entre las empresas y las comunidades, que mantiene la demanda de estos servicios.  

Los mototaxis mejoran el acceso a los bienes y servicios, emplean a un gran número de personas, no sólo a los conductores, sino también a los importadores, distribuidores y vendedores de motocicletas y recambios, mecánicos y muchos otros.  

El gran número de operadores puede contribuir en gran medida a la lucha contra el cambio climático si los esfuerzos para la adopción de la movilidad eléctrica dan prioridad a los operadores de mototaxis.   

Los beneficios de los mototaxis superan los inconvenientes. Con una aplicación coherente y una buena gobernanza, las medidas disponibles pueden ayudar a mitigar el impacto de los aspectos negativos. Así, todos pueden formar parte del desarrollo sostenible.

 

Este artículo ha sido facilitado a MobilizeYourCity por Geofrey Ndhogezi, conductor de bodaboda e investigador de las prácticas sociales de los mototaxis y la seguridad vial, residente en la ciudad de Kampala (Uganda). Puedes leer el trabajo del autor aquí y seguir su cuenta de Twitter @lubyanza.  
 
Sitemap

Sobre MobiliseYourCity

MobiliseYourCity es una alianza mundial líder que permite a las ciudades mejorar la movilidad de sus ciudadanos y luchar contra la crisis climática global.

BOLETÍN INFORMATIVO

Haga clic abajo para abonarse

Suscribir

Esta plataforma de conocimiento está financiada por la Unión Europea en el marco de una subvención Intra ACP llamada « Programa de Apoyo a la Movilidad Urbana »

UE